La diversidad de estilos es un sello personal en los conciertos y recitales de Roberto. Para él, las fronteras entre los distintos géneros musicales no deberían estar demasiado definidas. De hecho, Roberto se siente igualmente a gusto tocando tanto música clásica, barroca o contemporánea como música celta, jazz o rock.